Montar una óptica en España

Abrir una óptica en España, ¿qué necesito?

Si estás pensando en aventurarte y abrir una óptica en España, te dejamos unos consejos para ayudarte a resolver todas tus dudas.

Si te estás planteando abrir tu propia óptica, seguro que la primera duda que te ha surgido es si debes disponer del grado en Óptica y Optometría como requisito imprescindible. En este caso la respuesta es afirmativa, pero no en primera persona. Es decir, si eres el gerente o propietario, no te obliga a ser la óptico, sin embargo, si será obligatorio que un miembro de tu equipo cuente con dicha formación y además esté colegiado en el Colegio Nacional de Ópticos – Optometristas.

La buena noticia, es que además de ofrecer a tus clientes lentes y gafas graduadas según los distintos tipos de problemas que puedan padecer en la vista, dispondrás de otros productos que comercializar. Monturas, cristales, gafas de sol e inclusive complementos o lentes de contacto de colores con o sin graduación. Artículos que cada vez son más demandados en nuestro país y que tienen su propia moda y público, por lo que te resultará fácil tener una clientela nada más darte a conocer.

En algunos casos existe la posibilidad de ofertar productos y servicios de audiología.

Cada cuidad y cada zona, tiene unas características diferentes, por lo que el primer paso antes de abrir una óptica es conocer el mercado. Realizar un estudio de población, competencia, nivel adquisitivo, edad, sexo, todos los datos que podamos obtener de nuestro target nos ayudarán a escoger dónde ubicar nuestra óptica y qué artículos trabajar.

A pesar de la gran competencia que existe en este sector, en la actualidad contamos con dos factores decisivos que bien orientados pueden ayudarnos a lograr un negocio de éxito, rentable. La moda y el envejecimiento de la población, así como el propio consumo de la televisión, ordenadores, móvil, han provocado que cada día más gente necesite utilizar en su vida diaria gafas. La moda además nos ayudará a crear una necesidad en aquel nicho de población que no requiere gafas para mejorar su vista.

Por tanto, el sector de la óptica cuenta con una serie de ventajas y oportunidades que nos pueden ayudar a lograr un aumento de nuestra clientela potencial, así como la definición de un tipo de negocio que une salud y estética. Dos oportunidades de negocio que juntan suman un gran número de clientes susceptibles de captar.

Otro de los puntos que debes tener en cuenta, es la tipología de clientes que esperas recibir en tu óptica. Si distinguimos como dos grandes bloques salud y estética, también podremos distinguir franjas de edad, sexo y nivel adquisitivo de nuestros clientes. La franja de edad comprendida entre 18 y 45 años está más interesada en adquirir lentes de contacto y gafas de sol, que aquella población que no alcanza la mayoría de edad o bien supera los 45 – 50 años.

La localización de la óptica también es fundamental para asegurar el máximo rendimiento posible. Una zona comercial, un polígono industrial o una zona residencial, no se comportarán igual, por tanto es fundamental que tengamos en cuenta estos datos demográficos a la hora de escoger local.

Las zonas comerciales son espacios habitualmente muy transitados, sin embargo, en este caso la parte estética ganaría un peso considerable respecto a aquellas personas que necesitan por motivos de salud adquirir unas gafas. Las zonas residenciales, en función de la edad media de población y su nivel adquisitivo, podrán optar por ambas competencias de forma simultánea o bien por el factor salud.

Una vez valorados todos los puntos mencionados hasta el momento, es fundamental escoger proveedores y tipos de artículos. Si tenemos un gran volumen de competencia próxima a nuestro establecimiento, buscar marcas menos conocidas, de mucha calidad o enfocadas a un tipo de público, nos ayudarán a diferenciarnos, pero ojo, también estaremos segmentando nuestro público.

No debemos olvidar que contar con personal cualificado será fundamental para lograr el éxito. La atención al público siempre es y será un valor diferencial.

Una vez que hayamos escogido zona, productos y definido nuestro plan de negocio, debemos darnos a conocer. Elabora una estrategia de publicidad y marketing potente que te permita llegar al mayor número posible de personas. Si estás ubicado en una zona pequeña, el buzoneo podría adecuarse a tus necesidades. Las grandes ciudades, zonas de mayor confluencia de gente, zonas muy transitadas o zonas turísticas, requieren una estrategia más elaborada. Radio, prensa, una página web con venta online, acciones de mensajería, email marketing. Todo cuanto necesites para lanzar un mensaje claro “tu óptica contigo”.

Todos estos gastos deben estar contemplados en el plan económico inicial o de apertura, entre los cuales debemos tener en cuenta:

  • Como hemos mencionado a lo largo del post, el local debe estar situado acorde a nuestra estrategia y objetivos, las zonas comerciales siempre serán un gran atractivo, ya que el tránsito de gente está casi asegurado.

Las dimensiones del local deben cumplir la normativa vigente, tales como contar con un gabinete en el que poder graduar la vista a nuestros clientes, un taller de monturas y una zona de servicios higiénicos para el personal.

  1. Habilitación del local. Debemos tener en cuenta todos los gastos derivados de la tramitación de licencias de actividad, licencia de obras en caso de ser requerido, etc.
  2. Equipamiento y mobiliario. Una óptica requiere una serie de mobiliario y utensilios o maquinaria acordes a nuestra actividad profesional. Todo ello debe estar contemplado como gasto inicial y posteriormente habilitar una partida de mantenimiento.
  3. Gastos de personal. Como bien indica el título, debemos tener al día la línea de gastos derivada de la contratación de personal cualificado, nóminas y seguros sociales.
  4. Apertura de negocio. En este epígrafe incluiremos los gastos derivados de la apertura de la óptica, como tasas del ayuntamiento, luz, agua, gastos notariales, gestoría, etc.
  5. Alquiler y gastos de comunidad del establecimiento, así como un seguro de responsabilidad civil.
  6.   Es fundamental que contemos con una línea presupuestaria que nos permita invertir en producto, es decir, todo aquello que vayamos a vender en nuestra óptica.
  7. Gastos mensuales. Por último, es muy importante que hagamos una estimación lo más realista posible de los gastos que afrontaremos mes a mes, así como una estimación de ingresos.
    Entre los gastos habituales contaremos con alquiler, suministros, personal, servicios externos, etc. Todo dependerá de nuestro enfoque y dimensión del negocio.

En Deipe contamos con más de 20 años de experiencia en el sector óptico, que nos avalan y permite ayudar y asesorar a nuestros clientes al inicio de sus negocios con nuestra tecnología. GIO Web es una solución cómoda, fácil y económica de gestionar el día a día de tu óptica. Facturación, ventas, control de personal, acciones de marketing. Todo con un altísimo nivel de especialización en el sector.

Si necesitas ampliar la información o deseas concretar una reunión con nuestro equipo comercial para conocer más de cerca el software nº1 en ópticas, estamos a tu disposición los 365 días del año.